La música está siendo introducida en la educación de los niños en edades tempranas, debido a la importancia que representa en su desarrollo intelectual, auditivo, sensorial, del habla y motriz. Es un elemento fundamental en esta primera etapa del sistema educativo. El niño empieza a expresarse de otra manera y es capaz de integrarse activamente en la sociedad, porque la música le ayuda a lograr autonomía en sus actividades habituales, asumir el cuidado de si mismo y del entorno, y ampliar su mundo de relaciones. La música tiene el don de acercar a las personas. El niño que vive en contacto con la música aprende a convivir de mejor manera con otros niños, estableciendo una comunicación más armoniosa. Les da seguridad emocional, confianza, porque se sienten comprendidos al compartir canciones, e integrados en un clima de ayuda, colaboración y respeto mutuo.

La etapa de la alfabetización del niño se ve más estimulada con la música. A través de las canciones infantiles y de interpretar con un instrumento piezas cortas fáciles de memorizar.

La música también es beneficiosa para el niño en cuanto al poder de concentración, además de mejorar su capacidad de aprendizaje en matemáticas.

Referente a la autoestima social, el trabajo musical fortalece el sentido del trabajo cooperativo, el respeto de sí mismo y de los demás, la tolerancia con los errores de otros, la solidaridad y estar abierto a la crítica. En cuanto a la autoestima académica sobra recordar que al realizar una actividad como la música, el niño se siente privilegiado con sus capacidades, aprovecha más sus potencialidades, es más perseverante, se esfuerza y tiene expectativas positivas para su futuro.

Los ejercicios y canciones a practicar están recopilados en el libro “Piano Básico de Bastien”. También se entregarán fichas a lo largo del curso, mediante las cuales se trabajarán los conceptos musicales básicos para el correcto aprendizaje del piano. Además, para lograr un mayor y mejor seguimiento del alumno, el profesor irá anotando en el libro del niño pequeños problemas que puedan surgir. También anotará los progresos alcanzados y algunos ejercicios a realizar en casa por el alumno, ​con ayuda y motivación por parte de los padres.

1) El alumno comenzará conociendo los ​movimientos y posiciones básicas frente al piano:

  • Aprender la posición correcta natural y cómoda del cuerpo.
  • Colocar correctamente las manos sobre el teclado y ajustar codos y antebrazos.
  • Aprender a sentarse correctamente en la silla, sabiendo ajustarla a la altura del cuerpo.

2) El alumno debe ​familiarizarse con el teclado​: . Centro del piano

  • Sonidos graves/agudos.

3) El conocimiento de la ​digitación también es muy importante, para llegar a la realización de pequeños ejercicios sobre cinco dedos logrando así su independencia.

  • Movilidad sobre el teclado y desplazamientos.

4) Progresivamente y a la vez que empieza a tocar el instrumento, el alumno trabajará distintos ​conceptos musicales​ que irá asimilando con su práctica:

  • Pentagrama
  • Nombre y colocación de las notas en el pentagrama
  • Altura musical
  • Intensidad musical
  • Duración musical
  • Ritmos musicales
  • Expresión musical

5) ​Otros aspectos importantes​ a desarrollar en el niño son:

  • Memoria musical
  • Creatividad musical
  • Atención, concentración y dominio de sí mismo.

¿Quieres más información?

Rellena el siguiente formulario y nuestro departamento de información se pondrá en contacto contigo para resolver todas tus dudas